Cabezal Publicidad Web

Browse By

Celiaca, engañosa enfermedad

Sánchez Oropeza y los productos que tienen que consumir -Imagen del Golfo-

La reportera Osvelia Meza, del diario Imagen de Veracruz, realizó un reportaje donde nos da cuenta de que “Investigadores veracruzanos realizan estudios para determinar la incidencia de la Enfermedad Celiaca en la población mexicana”, un trabajo bien realizado y que nos deja ver con claridad lo que es este padecimiento y como afecta a quienes son sus portadores.

Éste es el texto íntegro y textual de este reportaje:

Para Octavio Sánchez Oropeza, descubrir su padecimiento fue una cuestión de tiempo, dolor y malos ratos.

Diagnosticado con la enfermedad celíaca, que es la intolerancia al gluten, el artista plástico tuvo que cambiar su forma de comer y de vivir.

En el 2004 empezaron los problemas con algunas manchas en la piel.

“Eran como moteado, como manchas amorfas, una simple mancha rojiza, no tenía inflamación ni textura ni roncha, recordó Sánchez Oropeza.

“Lo que sucedía es que la mancha me producía demasiada comezón (…) solito por las noches sin darme cuenta me rascaba y pues se convertía en una herida”, mencionó.

Los primeros médicos le dijeron que tenía un problema cutáneo, le trataron la piel como si tuviera un hongo, infección, algo propio de la piel.

“En todo lo que fue el proceso de piel visité varios médicos, me hicieron estudios de cáncer de piel, de SIDA, cosas que directamente podrían ser la última opción, llegó el momento en que ya nadie me sabía decir qué tenía, dijo.

Los síntomas empeoraron. Dolores en el estómago, ennegrecimiento de las uñas, diarreas interminables y la sobreinfección de la piel.

“Dejé de ir al médico, estaba en la escuela, estuve dos meses sin atenderme (…) aprendí a convivir con ese daño. Estaba terminando el semestre en la Facultad de Artes, por las diarreas constantes, me sentía débil, cansado, con muchísimo sueño. Empecé a verme ‘feo’ físicamente o muy dañado, me causaba bastante temor salir a la calle”, agregó.

Cambios Físicos y Psicológicos

Sánchez Oropeza vivía en la incertidumbre: los dolores de estómago, el ardor de la piel, el no saber si se iba a morir, opiniones de médicos y… No sucedía nada.

“El carácter lo tenía hiperintolerante, me preguntaban qué me pasaba y respondía con muchas groserías, me generó muchos complejos de personalidad”, lamentó el oriundo de Orizaba.

“Considero que lastimé a mucha gente, amigos que me iban a ver, los mandaba a la chingada así sin motivo. Lo peor que pude haber hecho es que llegué a encerrarme como un mes y medio o dos, o sea digamos que con esta idea de dejarme morir, de que ya no me importaba lo que sucediera afuera, si mi familia estaba preocupada (…)”, contó.

La llegada de su familia, que Sánchez Oropeza describe como un rescate, fue un punto de partida hacia la recuperación.

¡Eureka!

Diez meses, 15 médicos y un sinfín de remedios después, llegó la respuesta.

Fue un internista quien estudió a conciencia el caso, tomó fotografías y realizó el diagnóstico correcto.

“El médico me hizo un estudio general, me preguntó las características de cómo fue el proceso (…) Toda la semana me mantuvo sedado, porque decía que ya el daño que tenía la piel era muy fuerte, que si yo seguía maltratándome la piel, iba a empeorar.

“Encontró una característica específica, que las manchas eran simétricas. Tenía dermatitis herpetiforme por intolerancia al gluten”, refirió.

¿Qué es el gluten?

El gluten es una proteína que está presente en los cereales de trigo, avena, cebada y centeno, conocidos como T.A.C.C.

La intolerancia a esta proteína, concretamente a uno de sus componentes, la gliadina, desencadena la enfermedad celíaca y se presenta en personas genéticamente predispuestas.

A la enfermedad se le conoce también como esprúe celíaco, esprúe no tropical o enteropatía por gluten.

“La intolerancia se caracteriza por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción del gluten”, explicó la gastroenteróloga Judith Azaneth Sánchez Hernández, médico adjunto al servicio de Gastroenterología del IMSS.

La intolerancia afecta la capacidad del intestino para absorber el gluten y altera el proceso digestivo, existiendo deficiencias nutricionales.

La enfermedad celíaca, también conocida como EC, es más común en las mujeres.

El factor hereditario juega un papel importante para el desarrollo de la enfermedad. En el caso que algún miembro de la familia presente esta enfermedad es recomendable realizar pruebas a todos los integrantes de la familia para prevenir riesgos.

“Las intolerancias son el resultado de cambios fisiológicos evolutivos”, afirmó el nutriólogo Raymundo Galeno, experto en nutrición de la Universidad Veracruzana.

Las características

Los síntomas son pérdida de peso, falta apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, pérdida de masa muscular, retraso en el crecimiento (en el caso de los niños), alteraciones del carácter, dolores abdominales, anemia, pérdida de vello corporal y reacciones cutáneas.

“El diagnóstico se hace con pruebas de sangre, buscando anticuerpos que pueden ser la antitrasglutaminasa, el antiendomisio o antigladina”, especificó la doctora Amyra Ali Azamar, encargada del protocolo de investigación en el laboratorio de Fisiología y Motilidad Gastrointestinal de la UV.

“Cuando se encuentran estos anticuerpos, se somete al paciente a una endoscopía, para tomar biopsias del duodeno, que es la parte afectada en la enfermedad celiaca. Esta biopsia va con el patólogo y esté reporta los daños: atrofia en las vellosidades o infiltración por leucocitos en la mucosa del intestino”.

La enfermedad puede presentarse en cualquier etapa de la vida, niños, adolescentes, adultos o adultos mayores.

El tratamiento

Aunque no es curable, la enfermedad es controlable. El único tratamiento es suprimir de la dieta cualquier producto que contenga gluten o trazas de trigo.

Deben evitarse entonces las harinas, panes de todo tipo, pastas, galletas, cerveza, chocolate, almendras y otros.

Además cualquier alimento que esté contaminado con gluten, como espesantes, conservadores y sustancias usadas para cocinar, café instantáneo, productos en sobres, aderezos para ensalada.

Al inicio de la enfermedad es recomendable suspender la leche, debido a la inflamación del intestino, ya que podría crear un rechazo. Gradualmente puede volver a tomarse.

El paciente puede sustituir los nutrimentos que deja de recibir con el grupo de cereales con otros alimentos.

“Frutas, carnes, pescados, legumbres, arroz, maíz cubren las vitaminas y proteínas que necesitan”, afirmó el nutriólogo Galeno.

Controvertido alimento

Según informes del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, la avena podría ingerirse, sin embargo se retira de la dieta del paciente con EC, ya que podría haber sido molida o mezclada en el lugar donde se molieron otros granos.

Esto se considera “contaminación cruzada” y refiere al hecho de utilizar utensilios para cocinar, aceites, molinos o sitios en donde las harinas de trigo, pudieran mezclarse con productos libres de ellos.

Población con la enfermedad

En México se creía que la enfermedad era rara, sin embargo estudios del INCMNSZ señalan que la prevalencia puede ser hasta de 2.6 % de la población mestiza nacional.

Un grave problema es la falta de diagnósticos certeros de la patología.

“No se diagnostica porque los síntomas son muy vagos”, aseveró Sánchez Hernández, gastroenteróloga del IMSS.

En el estado, el Instituto de Investigaciones Médico Biológicas de la Universidad Veracruzana, ha comenzado una investigación entre la población (de todo el país) para determinar la incidencia de la ciudadanía a nivel local (trabajo coordinado por el doctor José Rémes-Troché).

En opinión de la investigadora, Ali Azamar y del nutriólogo Galeno, muchos de los protocolos de diagnóstico de los médicos familiares se van con colitis nerviosa o intestino irritable, la incidencia en el problema lleva a hacer estudios especiales y descartar la Enfermedad Celíaca.

Investigadores de la UV hacen un llamado a la población que sufre de estos problemas para que se acerquen y sean valorados.

El apoyo

Debido a las características de la enfermedad y a lo desgastante que puede ser, el paciente debe recibir apoyo psicológico.

“Cada vez que pasa algo, una enfermedad, la pérdida de un miembro, como la diabetes crónica degenerativa o los pacientes con VIH primero yo no lo voy a aconsejar, soy un espejo y de manera objetiva trato de ver cuáles son las herramientas que él tiene”, enfatizó Karla García Landeros, psicóloga clínica de la Unidad Especializada en Salud Mental.

“Lo primero es escucharlo, porque generalmente cuando una persona está enferma se le dice ‘no pues no te sientas mal, échale ganas vas a que no va a pasar nada’ y pues la verdad es que van a pasar muchas cosas. Su vida no va a ser la misma. Ahora lo que tiene que hacer es adaptarse a una vida distinta, distinta en alimentos, distinto en la apariencia, lo primero es escucharlo, saber cómo se siente como es para él esta pérdida”.

El proceso es individual, lleva cierto tiempo y el paciente pasa por distintas etapas: enojo, tristeza aceptación y el terapeuta busca incluir las herramientas que cada paciente tiene para adaptarse a esta nueva etapa en su vida.

En su caso, Sánchez Oropeza, reflejó en su trabajo artístico la etapa que vivió con su problema de piel, dijo que algunos médicos no lo tocaban porque desconocían qué era lo que tenía, dijo que se sintió rechazado.

La difusión

En la actualidad y debido a la gran difusión que tiene la EC en otros países como España y Argentina, México tiene la página www.celiacosdemexico.org.mx, un foro para los enfermos de EC.

Sánchez Oropeza espera que la enfermedad sea reconocida y que se abran espacios en restaurantes y zonas públicas en donde los pacientes puedan comer sin preocuparse.

Recuerda la etapa desafortunada que vivió al inicio de su problema.

“Ahora ya lo veo como lejano, si me sigue, lo recuerdo y me transporta al lugar y me afecta, pero, creo que pudo ser peor”, añadió.

“Pensé que se me iba a quitar en uno o dos años, pero la intolerancia es de por vida”.

Tras siete años de conocer su diagnóstico, Sánchez Oropeza se entera cada día se entera de cosas nuevas.

Y aún cuando sabe que puede transmitir por herencia la enfermedad, también entiende que la forma de educación alimentaria de los niños será diferente y consiente de las limitantes.

“El caso es tener bien claro que se puede consumir y tener una cultura alimenticia más sana”, concluyó.

RECUADRO

El mal

La enfermedad celíaca se divide en tres:

-La EC clásica: con diarrea crónica (mayor a 1 mes), pérdida de peso y mala absorción.
-La EC atípica: donde los síntomas pueden ser intestinales (distensión, colon irritable, reflujo) algunos otros como depresión, convulsiones, neuropatía, abortos repetidos, infertilidad, fatiga crónica, falta de crecimiento en los menores, defectos dentales, alteraciones del hígado.
-La EC silente: que es totalmente asintomática y sólo descubre por análisis de sangre basados en la medición de anticuerpos que dañan al intestino.

Algunas enfermedades frecuentes de padecer debido a la EC son: enfermedades de la piel (dermatitis herpetiforme), de la tiroides, diabetes tipo 1, enfermedad de “ojos y boca secos”, enfermedades hepáticas y otras.

Para más información:
http://celiacosdemexico.org.mx

(Texto e imagen fueron autorizados para su publicación por la propia reportera)

3 thoughts on “Celiaca, engañosa enfermedad”

  1. aurora uscanga says:

    De acuerdo con el diagnóstico que estan dando aqui yo padesco esa enfermedad pues no tolero nada que contenga harinas y sus derivados el diagnóstico mio es colitis nerviosa y colon irritable ultima mente estoy muy delgada he bajado de 58 kilosa 45

  2. Yess says:

    Hola, mis síntomas son muy similares a los que mencionan
    me siento irritable, cansada, con nauseas,con inflamación, cansada, con desesperación y dolor de cabeza.

    Me duele la panza como si tuviera diarrea y estoy estreñida, tengo fuertes dolores de mi ombligo hacia arriba hasta por debajo de las costillas.

    Mi diagnostico es: Gastritis, Colitis y colon irritable, pero ahora que leí tengo miedo de que sea algo más.

    Donde puedo acudir a que me hagan los estudios que mencionan, ya que soy de estado de México?

  3. Edith says:

    Wow me queda claro la pregunta que realice en otro articulo sobre “La clasificación de la Enfermedad Celiaca” Preguntaba que la dermatitis hepetiforme en que clasificación entraba pero aquí esta súper claro, el leer este articulo me ha ayudado mucho me da animo, llevo un año aprox que me han diagnosticado esta y ha sido difícil si he pasado por diversos cambios de humor y bueno considero para mi tres puntos principales, cambios de abitos alimenticios y si buscar ayuda psicológica si es algo difícil y lo inconveniente que es el medicamento soy del DF y me ha sido imposible encontrarlo desde hace meses

Deja un comentario

Twitter links powered by Tweet This v1.8.3, a WordPress plugin for Twitter.